¿Qué es el Home exchange o intercambio de casas?

Intercambio de casas1Desde la antigüedad nos hemos dedicado a viajar, ya sea por trabajo o placer, deplazarse a otro lugar siempre es motivo de alegría y satisfacción. Es que hay tantas maneras diferentes de planear y de realizar un viaje como tipo de personas. Si eres conservador y prefieres tener unas vacaciones tranquilas y serenas, quizás sería mejor que te movilices en tren y que duermas en algún hotel, aunque no siempre por ello debe ser costoso. Sitios tales como Destinia.com ofrecen siempre rebajas y ofertas en lo que es transporte y alojamiento.

Ahora, si eres de los más aventureros y tienes sed de conocer a fondo los diferentes lugares, personas y culturas y, por qué no, de cuidar tu bolsillo también, te sugerimos otras vacaciones. ¿Medio de transporte? Carpooling o autostop. ¿Alojamiento? Couchsurfing; aunque si el sillón no es para tí, tienes opciones todavía económicas como cuidar casas al viajar o practicar un poco de Ecoturismo. Y ahora, una nueva opción: Home exchange o intercambio de casas.

¿Quién no se preguntó luego de ver la película “El Descanso” (titulo original The holiday) qué es el intercambio de casas? Y es que en la película todo parece muy fácil. Subes la foto de tu casa en un portal de intercambios, escribes una pequeña descripción y ¡bam! Recibes ofertas. ¿Ofertas para qué? Para entregar tu casa (y hasta tu auto) por tus vacaciones a otra persona, mientras tú duermes y haces uso de su inmueble.

Pero… ¿qué es lo que debes tener en cuenta a la hora de realizar tu home exchange?

A veces, el intercambio de casas no resulta tan fácil como parece. Sigue los siguientes consejos para adentrarte en el mundo del home exchange:

intercambio de casas2

©Jupiterimages/Brand X Pictures/Thinkstock

1- Regístrate en una web conocida

Si bien hay muchos portales de internet que ofrecen sistemas de intercambio de casas, no todos son iguales: están los que son gratis, los que piden de una suscripción anual, y algunos otros hasta puntúan a sus usarios. ¿Nuestro consejo? A la hora de elegir uno, quizás no deberías pensar en el más económico, sino en el más funcional.

2- ¿Debo preocuparme por lo que le pueda pasar a mi casa?

Uno de los impedimentos o los miedos que nos surgen a la hora de realizar un intercambio de casas es la inseguridad. Y es que en teoría el intercambio es muy fácil, pero en la realidad debemos dejarle la casa a un desconocido. Ahí es cuando surgen las preguntas usuales: ¿la otra persona tendrá respeto y cuidado por mi casa? ¿Qué pasa si algo se daña? ¿O si después me faltan objetos de valor?

Según los datos recopilados de las experiencias de muchos viajeros, por lo general todo queda en igual o mejor estado que antes, ya que si bien otras personas se alojarán en nuestra casa, nosotros permaneceremos en su vivienda también, por lo que sería algo así “no daño, no me dañes”. Asimismo, algunos sitios de intercambio cuentan con seguro en caso de que se registren daños en la estadía (o que se nos rompa algo a nosotros también).

3- ¿Cómo elegir a mi inquilino?

Siempre es un poco difícil elegir quién se quedará en nuestra casa. Algunas de las web más conocidas de intercambios ofrecen puntuación sobre el comportamiento de sus usuarios según su experiencia en el home exchange. A la hora de elegir un inquilino, busca dentro de los que tengan puntuaciones más altas.

4- ¿Con o sin auto?

Una pregunta para nada superficial. El alquiler de un auto siempre es un costo extra en las vacaciones, ¿por qué no mejor incluirlo en el home exchange? El problema es que un auto es siempre más propenso a averías que una casa, por lo que debemos considerar qué tipo de seguro tiene nuestro vehículo y el que recibiremos antes de acceder a intercambiarlo.

5- ¿Y ahora?

Ya te registraste en la página, elegiste un lugar para vacacionar, decidiste quien sería un buen inquilino y además te gusta su casa y la ubicación. ¿Qué hacemos? Nos comunicamos con él. E-mails o hasta llamadas por skype, todo lo que ayude a organizar el intercambio y las condiciones de estadía. ¿En qué periodo de tiempo viajaremos? ¿Cómo llagueremos al lugar? ¿Quién nos dará las llaves? ¿Debo regar las plantas? ¿Y pasear al perro? Estas preguntas son válidas para ambos viajeros. Dado que estos intercambios se pactan por lo general con varios meses de anticipación, tendrás tiempo sufiente para hablar y discutir todos tus detalles.

6- ¡Al fin!

Una vez realizado todo, ¡lo que queda es disfrutar! Dejamos nuestra llave en la casa de un amigo o pariente, les pedimos a ellos que muestren a nuestros inquilinos nuestra casa y nosotros nos ocupamos de lo mismo en nuestro destino: buscamos la llave, conocemos el vecindario, nos acomodamos y… ¡si! ¡Disfrutamos de nuestras vacaciones!

Y tú, ¿ya has realizado intercambio de casas? ¿Cuál fue tu experiencia? ¡Cuéntanos a continuación!

Comentarios

  1. 23.03.2014 homecompartia

    El intercambio de casas para vacaciones es una modalidad en aumento, se basa en la confianza mutua. Es muy propicia para quienes buscan viajar con poco presupuesto o bien para familias con niños. Muy buen post, animense!

  2. 13.07.2014 Francisco Castorina

    Tengo una bonita casa en una finca de café a hora y media de Caracas. A 1400 metros sobre el nivel del mar, en medio de una montaña solitaria sin ruidos, vista hermosa al mar, paseos en el campo, silencio absoluto, especial para descansar. Animales, flora tropical, a media hora de excelentes restaurantes en un pueblo alemán. Posibilidades de ir a la playa cualquier día. Me gustaría recibir turistas con intenciones de descansar o pasear sanamente en un clima inmejorable. Es un sitio absolutamente seguro.