Amiguémonos con la naturaleza: ¿y si vamos a acampar?

Acampar o ir de campamento es una de las maneras más económicas de pasar la noche. Claro que resulta más económico si ya tenemos nuestro propio material y no tenemos que comprarlo o alquilarlo, pero lo cierto es que es una buena manera de entrar en contacto con la naturaleza. Complemento perfecto para algunas actividades como el senderismo, trekking, ciclismo a la larga distancia y para los deportes extremos típicos del turismo de aventura, acampar es una actividad bastante sencilla si se tienen en cuenta algunos consejos.

acampar

©Jupiterimages/Pixland/Thinkstock

¿Qué elementos necesito a la hora de acampar?

En los preparativos para nuestro viaje debemos tener en cuenta, como para toda actividad al aire libre, las posibles inclemencias climáticas para poder elegir el equipamiento más adecuado para nuestras vacaciones. Desde se-turismo te damos algunos consejos:

1- Carpa adecuada:

Para el proceso de elección de la carpa o tienda de campaña hay algunos criterios a tener en cuenta:

  • Número de personas: uno de los criterios más claros al elegir la carpa es si pensamos dormir sólos o con otras personas en ella. Para ello, es posible elegir entre varios tamaños siendo los usuales para una, tres y cinco personas.
  • Lugar del campamento: no es lo mismo acampar en una playa en verano, que entre las montañas o un desierto. El clima y las dificultades varían mucho de una zona a otra, por ejemplo, si quieres pernoctar en una playa probablemente necesitarás de una carpa menos robusta que si lo haces en las montañas, donde estará expuesta a fuertes vientos, frío, lluvias y quizás hasta tormentas.
  • Mobilidad: no es lo mismo, si estás realizando un viaje en bicicleta o si eres un clásico mochilero cargando todo en tus espaldas que si viajas en auto. Hay algunas carpas que son más robustas y espaciosas pero que resultan ser muy pesadas si tienes que caminar varias horas o andar en bicicleta con ella a cuestas. Por ello, es necesario que elijas una carpa funcional que se adapte a tu tipo de actividad y que no pese demasiado si no estás viajando en auto, por ejemplo.

2- Bolsa de dormir:

Así como es importante considerar varios critierios a la hora de elegir una carpa, lo mismo se aplica a la elección de la bolsa de dormir. Es menester que prestes atención a la forma, material y rango térmico de tu saco de dormir:

Forma:
  • Sarcófago: eficientes en ahorro de espacio (por la forma angosta de sus pies) y retención de temperatura; aunque suelen ser más costosas que las bolsas habituales.
  • Rectangular: son más espaciosas por lo que uno se puede mover con algo más de libertad que las que tienen forma de sarcófago; aunque no guardan el calor de manera muy eficiente y resultan más pesadas. Su precio, sin embargo, es inferior a las bolsas con forma de sarcófago.
Material:
  • Relleno sintético: presentan mayor poder aislante en ambientes húmedos, ya que absorven poca humedad.
  • Relleno de pluma de ganso: tienen buena capacidad aislante en ambientes secos, es de alta duración y son más livianas.

Asimismo, deberías tener en cuenta para qué temperaturas se encuentran diseñadas, a fin de proporcionarle mejor uso y hacer tu viaje más agradable.

3- Esterilla o colchón inflable:

Las esterillas o colchoones inflables son indispensables a la hora de pernoctar en una carpa, ya que cumplen con dos funciones importantes: en primer lugar, la de aislar la humedad y el frío de la carpa y, en segundo lugar, la de nivelar o amortiguar las irregularidades del suelo. El colchón inflable suele ser más cómodo a la hora de dormir; aunque es más pesado por lo que es recomendable llevarlo sólo si estamos viajando en un vehículo.

4- Ropa y calzado adecuado:

La ropa adecuada es un factor a tener siempre en cuenta. Decídete por ropa holgada y cómoda, si es posible deportiva, en lugar de jeans o zapatos incómodos. Ten en cuenta la temperatura del lugar a la hora de elegir que llevarás, aunque siempre es bueno tener como imprescindibles un rompeviento resistente al agua (en caso de que llueva) y zapatos tipos botines para andar que sostengan el tobillo de manera adecuada para evitar cualquier tipo de lesión al caminar o al armar la carpa. A fin de resguardar tu ropa de la humedad, puedes guardarla durante la noche en la bolsa de tu saco de dormir, ya que por lo general se encuentran hechas del mismo material aislante.

5- Comida:

No debes olvidar el tema de la comida. Si te encuentras acampando en un camping o si tienes decidido comer en restaurants o comprar comida a lo largo del camino, deberías informarte sobre los lugares cercanos donde poder proveerte de ella e incluir esto en tus gastos de viaje. Además, siempre es bueno tener a mano barras de chocolate o cereales y frutos secos, ya que resultan prácticos a la hora de transportarlos e ingerirlos y realizan un importante aporte de energía. Por el contrario, si tienes decidido cocinar por ti mismo, procura de hacerte de todos los elementos necesarios: mechero, ollas, cubiertos, platos y abrelatas, entre otros utensilios.

6- Agua:

Es imprescindible que nos proveamos siempre de agua suficiente para todo el día. Se calcula que un ser humano debe tomar entre dos y tres litros de agua por día, por lo que debes planificar bien tus reservas de agua y dónde conseguirla.

7- Botiquín de primeros auxilios:

Es esencial llevar un botiquín de viaje contigo. Al prepararlo, deberás tener en cuenta (aparte de los accesorios indispensables) protector solar, repelente para insectos y medicamentos contra las alergias.

8- Aseo personal

Jabón, toallas, cepillo de dientes, peine, pasta dentífrica y demás son elementos más que necesarios a la hora de acampar.

9- Accesorios personales

Complementos tales como sombreros, gafas de sol, mochila y cantimplora, entre otros, son imprescindibles si pensamos realizar otras actividades como trekking o senderismo a la vez de acampar.

10- Otras cosas de importancia

A la hora de armar la carpa, hay un par de inconvenientes que se pueden presentar por lo que siempre es bueno que lleves contigo linterna, pilas o baterías, soga, silbato y navaja tipo vitorinox, entre otros. Mapa y brújula siempre son útiles para ubicarnos, ya que si bien es verdad que puedes utilizar un GPS o descargar varias aplicaciones para viajar en tu smartphone, es posible  que los mismos presenten algún desperfecto eléctrico y tengas que recurrir a otros métodos para orientarte. En caso de emergencia, no te olvides de aprender cómo hacer una brújula casera.

¿Dónde acampar?

  • Camping: los campings siempre son la opción más segura y cómoda a la hora de acampar ya que, si bien se requiere de un pago diario por estadía, los costos son siempre más económicos que los de un hotel. Además, resulta cómodo a la hora de utilizar baños y duchas.
  • Montaña: si estás realizando un trekking por la montaña, lo más natural es que acampes allí. Para ello debes prestar especial atención en que las carpas, bolsas de dormir y elementos aislantes sean propicios para bajas temperaturas.
  • Desierto: si bien el desierto se presenta como un lugar muy atractivo a la hora de acampar, no nos debemos olvidar de los cambios de temperatura. Días largos y calurosos y noches frías, son característicos de la amplitud térmica de los climas áridos, es por ello que se debe optar por ropa, calzado y accesorios de campamento que resulten funcionales para tales cambios de temperatura.
  • Playas: extremadamente popular en las noches de verano, no se necesita de una carpa muy resistente en comparación a las áreas montañosas donde el viento es un criterio importante a tener en cuenta. Es importante prestarle atención a la marea al acampar (ya que si acampamos a la orilla la marea alta de la noche nos puede alcanzar) y usar un sobretecho para proteger a la carpa de los rayos solares.

Y tú, ¿qué piensas de nuestros consejos? ¿En qué lugar prefieres acampar? ¡Cuéntanos tu experiencia!

No es posible escribir un comentario.